• LUIS ROCHA / Noticias

Quirino Ordaz Coppel, nuevo funcionario de López Obrador, tiene que ser expulsado del PRI

*EDITORIAL /


Las cosas se le han puesto color de hormiga a Alejandro Moreno Cárdenas “Alito”, pues la clase política tradicional y las bases del Partido Revolucionario Institucional (PRI), han observado con enorme decepción el que Quirino Ordaz Coppel (ex gobernador priista de Sinaloa), haya aceptado sin incomodidad alguna, la propuesta de #AndrésManuelLópezObrador, para que asuma la titularidad de la Embajada de México en España.


Teniendo como base, que “Alito” gritó a los cuatro vientos en la tribuna de la Cámara de Diputados, que no obedecerían las órdenes de López Obrador, entonces habrá que pensar que la expulsión de Quirino Ordaz, está más que contemplada. En caso de que no destierren del Revolucionario Institucional, al ex gobernador de Sinaloa, habría que analizar seriamente la manera en que el PRI está trabajando de la mano con AMLO.


Desde las pasadas elecciones del 6 de junio, se comentaba que el PRI y MORENA, estrecharían lazos de cooperación para sacar adelante las iniciativas de Andrés Manuel. El presidente del PRI, “Alito” Moreno, ha enviado mensajes de que no será así…pero a las palabras se las lleva el viento, y ahora tendrá que ser congruente con el discurso y la acción, porque de lo contrario, faltaría menos tiempo para que el PRI despareciera irremediablemente.


La expulsión de Quirino Ordaz Coppel del PRI, es una oportunidad de oro, para que los mismos priistas den señales de independencia del Ejecutivo Federal, al mismo tiempo de decirle a su militancia que están más fuertes que nunca a pesar de los resultados adversos. Porque una cosa es que no cuenten con un mínimo de simpatía electoral en todo el país, y otra muy diferente el que tengan que subsistir besándole los pies a López Obrador.


Ser críticos o sirvientes de AMLO, es el dilema actual del PRI.


Volviendo al tema, la expulsión de Quirino Ordaz, ¿para cuándo?

726 visualizaciones