• LUIS ROCHA / Noticias

Octavio Ocaña, y las contradicciones de su muerte en Cuautitlán Izcalli

EDITORIAL /



El muy lamentable fallecimiento del actor Octavio Ocaña, no solo provocó indignación en todo el país, sino que también evidenció la patética y reprobable manera en que se manejan los cuerpos policiacos en el Estado de México.


“Los elementos policiacos Municipales atendieron el reporte de que había unas personas a bordo de una camioneta Jeep color gris que portaban arma de fuego”, señala el comunicado del Ayuntamiento de Cuautitlán Izcalli.


Aquí es importante señalar que en un comunicado, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), manifestó que la camioneta del actor fue hallada en el municipio de Atizapán de Zaragoza, específicamente en la Colonia Prados Iztacala.


Es decir, el punto final del hecho, no fue en Cuautitlán Izcalli, sino en Atizapán. Además, la Fiscalía jamás mencionó que los policías izcallenses, habían “atendido un reporte”, como lo resaltó el comunicado del gobierno presidido por el morenista Ricardo Núñez Ayala.



Uno de los sujetos que iba con Octavio Ocaña, declaró que durante la persecución, el actor sacó de la guantera de la camioneta, un arma de fuego. Entonces la pistola estaba guardada en la guantera. ¿Quién observó a “Benito” con el arma o cómo fue que los policías atendieron el reporte? ¿Qué tanto dice el reporte de la policía izcallense?


No hay que dejar pasar una situación: en los videos, se observa cómo los policías de Cuautitlán Izcalli, manipulan el cuerpo de Octavio Ocaña. Algo raro se observa cuando tocan la mano derecha ensangrentada del joven.


Apunte para destacar: la policía de Cuautitlán Izcalli, no tuvo la capacidad de redactar los hechos tal y como sucedieron. Tuvo que salir la FGJEM, a dar la cara y solucionar este hecho. El boletín de Izcalli, solo sirvió para promocionar al alcalde, y no para transparentar el caso.


Seguramente mucho se hablará del tema.


La realidad es que el único que pudo explicar lo sucedido, ya está descansando en paz.


Si esto pasa con un famoso, qué no pasará con un ciudadano común y corriente.




2,417 vistas0 comentarios