• LUIS ROCHA / Noticias

Es momento de que una mujer ocupe la Defensoría de Derechos Humanos en Cuautitlán Izcalli

EDITORIAL /


En la anterior administración morenista que encabezó Ricardo Núñez Ayala, se vino para abajo todo lo referente al tema de los Derechos Humanos. En los últimos tres años, los trabajos referentes a la protección de los ciudadanos, fueron nulos en Cuautitlán Izcalli.


Basta recordar la situación que se dio con el caso del actor Octavio Ocaña (“Benito Rivers” en la serie televisiva “Vecinos”), donde el famoso personaje falleció en circunstancias que siguen siendo muy extrañas. La muerte de Ocaña, ocurrió en territorio izcallense.


En este asunto, el responsable de los derechos humanos en el municipio, brilló por su ausencia. El lamentable caso, debió ser atraído por la Defensoría de Derechos Humanos izcallense, sobre todo cuando los medios de comunicación constataron la manera en que los policías municipales, violentaron el cuerpo de Ocaña, aun cuando estaba vivo.


Esto evidenció la falta de capacidad y sensibilidad de quien es actualmente el “defensor” izcallense. Ahora que en poco tiempo se elegirá a quien ocupe la Defensoría, es imprescindible hacer un exhorto a todo el cabildo de Cuautitlán Izcalli, en especial a la alcaldesa panista Karla Fiesco García, para que prioricen el perfil de quien estará a cargo de dicha dependencia.


De entrada, es momento de que una mujer ocupe la Defensoría de Derechos Humanos izcallense; es momento de abrir los caminos a la equidad de género, y ampliar el compromiso que tiene el sector femenino en busca de justicia y protección.


Basta ya de amiguismos y compadrazgos; la ciudadanía está cansada de la grilla barata al interior de los gobiernos municipales. Este es el tiempo de reconocer a quienes realmente han trabajado en defensas sociales y cobijando a los grupos vulnerables.


Para empezar, los que estén en la lista de elegibles, deberán contar con la certificación que expide la CODHEM, y que se establece como requisito para ocupar el cargo en el Artículo 147 Fracción i de la Ley Orgánica Municipal del Estado de México, acreditando que las o los interesados cuenten con la formación y conocimientos necesarios.


Esperamos que la CODHEM, no vaya a entregar esos documentos a personas que no realizaron debidamente el proceso o fueron correctamente evaluadas; tal acto, constituiría paradójicamente, una violación a los derechos de los demás aspirantes. Se debe elegir a una persona con estudios especializados en derechos humanos.


Cuautitlán Izcalli, requiere a una persona que trabaje 24/7, pues su labor será titánica considerando el vacío que existe actualmente en derechos humanos. Ojo: no se requiere a una persona que solo trabaje medio tiempo, que solo vaya a cobrar su sueldo; mucho menos se requiere a quien diga que solo irá a la oficina “cuando su tiempo se lo permita”.


¿Por qué señalamos que una mujer debe ocupar tan importante cargo?


La respuesta está por demás: las mujeres son las principales víctimas de violaciones a los derechos humanos; las mujeres tienden a actuar con mayor visión y responsabilidad; la alcaldesa izcallense tiene que apoyar a una mujer; y en la Defensoría de Derechos Humanos, debe estar una mujer.


En un país donde todo es machismo y misoginia, tenemos que poner un alto total a todos los pensamientos retrógradas. No es posible que en pleno siglo XXI, se siga creyendo que el hombre vale más que una mujer. Por eso hay que actuar inmediatamente desde lo municipal, porque es en la localidad donde se forjan los cimientos para engrandecer a una nación.


Ojalá Cuautitlán Izcalli, tenga pronto una Defensora de Derechos Humanos.

27 visualizaciones