• LUIS ROCHA / Noticias

El aeropuerto “Felipe Ángeles” vive momentos de enorme incertidumbre, gracias a Román Meyer Falcón

*Editorial


El aeropuerto “Felipe Ángeles”, el cual es la obra más emblemática del gobierno de #AndrésManuelLópezObrador, vive momentos de enorme incertidumbre por culpa de Román Meyer Falcón, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.


El influyente periodista Raymundo Riva Palacio, destaca en su columna “Estrictamente Personal”, que el nuevo aeropuerto “está metido en un hoyo profundo porque el Ejército ha construido sobre terrenos que no le pertenecen.


“La punta de la pista principal, la terminal del tren que conectará con el aeropuerto Benito Juárez y una gran extensión donde estará la zona comercial aeroportuaria, se encuentran sobre terrenos privados. El Ejército está metido en un atolladero y tuvo que suspender las obras por tiempo indefinido, lo que está elevando los costos.


“La culpa, sin embargo, no es de los militares, sino del secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer. El secretario metió al Ejército y al propio Presidente en un problema al descuidar el gran proyecto de Andrés Manuel López Obrador, en su gestión y en ejecución, así como en el armado jurídico, al no indemnizar a varios de los propietarios de los terrenos”.


En un extenso artículo publicado por el diario El Financiero, Riva Palacio, añade que existen decenas de amparos, y ya no solo es detener la magna obra, sino meter en la cárcel a los responsables. El abogado defensor es José Rubén Sánchez Solórzano.


Incluso hay pruebas de que Román Meyer y María Estela Ríos González -directora general de Propiedad Rural-, se apropiaron de cuando menos 500 hectáreas del predio de Xaltocan, contraviniendo las instrucciones presidenciales de pagar las indemnizaciones. De hecho, los funcionarios se han negado a liquidar los predios mediante argucias legales y mentiras.


En el texto se indica que el litigio que llevó a la denuncia penal, ha provocado un incremento en los costos de construcción, al tenerse que avanzar en la obra como si fuera un rompecabezas, porque ante los amparos, es imposible realizar una planificación ordenada. Lo grave es que si no se resuelven los amparos, no habrá aeropuerto.


Por lo que se lee en el artículo de Riva Palacio, la Cuarta Transformación no solo derrumbó el aeropuerto de Texcoco con costos políticos y económicos sin precedentes; sino que también ahora, quiere enterrar el patrimonio de innumerables familias, de la manera más corrupta y dictatorial que se tenga memoria en el país.


Román Meyer tiene que ser destituido de su cago.


El presidente López Obrador, debe pagar por los terrenos que no le pertenecen.


¿Querían nuevo aeropuerto, no?






804 vistas1 comentario